El dinero podría decidir el futuro de José Fernando en el conflictivo módulo de menores