El médico no apreció ninguna sintomatología de que Ortega hubiera bebido