La policía cree que Emilio García Grande, el responsable de la policía en Madrid, actuaba a cambio de gratificaciones