¿Son casualidad las visitas de F. Nicolás al edificio donde tenía Agag su gestora?