Francisco Nicolás, pillado por sus mensajes al Rey