Los funcionarios de Alcalá de Guadaíra niegan el trato de favor