Ramallo se sienta en el banquillo de los acusados tres años después de encontrarse los cuerpos de su mujer y su hijo