Genaro Ramallo sostuvo durante 17 años que su mujer y su hijo vivían en Madrid