Cuando María Luisa se reunió con Sor María le preguntó por los padres adoptivos