Ni el hijo ni la mujer del ladrón del Códice recuerdan haber visto grandes cantidades de dinero