La Infanta abandona el hotel de Barcelona para reunirse con sus abogados