La Infanta Cristina continúa con su rutina a la espera de que el juez decida sobre su imputación