La Infanta, imputada por delito fiscal pero no por blanqueo de capitales