La Infanta, más tranquila y relajada con la prensa