Isabel Pantoja, la cuenta atrás