El juez ha validado los correos de Diego Torres y la Fiscalía no ve ningún indicio contra la Casa Real