La ex de Pujol, aterrorizada