La policía sospecha que hay un acuerdo privado firmado entre Ruiz Mateos y de Cabo