Lorena Gallego se posiciona como víctima, I. Trepiana como un hombre manipulado