Los Ruiz Mateos, ¿arruinados?