Los mails entre Urdangarin y la Infanta pondría en evidencia que Doña Cristina estaba al tanto de los movimientos del Duque