Manuel F. Castiñeiras, el ladrón del Códice, falsificó el contrato que tenía con la Catedral