Manuel Fernández Castiñeiras anotaba todo el dinero que escondía