Manuel Fernández Castiñeiras, el ladrón del Códice, condenado a diez años