Marta Ferrusola no se inmuta con la indignación de los catalanes