Marta Ferrusola pierde los nervios con la prensa