Mayte Zaldívar tenía una tarjeta visa oro opaca