Unos mensajes de la testigo protegido podrían dar un giro al caso Torbe