Nombres, cifras desordenadas, firmas: el contenido de las agendas de F. Nicolás