Normalidad en casa de los Duques de Palma