Ortega tiene altibajos anímicos pero la estancia en prisión no es tan dura como creía, según Rossi