Pablo Abejas asegura que la cantidad que gastó con las tarjetas black es poco significativa para afectar a la economía nacional