El Padre Román, único imputado por los abusos sexuales