El palacete de Pedralbes, embargado