Pascual Vives niega que la Infanta fuera conocedora de lo que hacía su marido