El abogado de Urdangarin, parco en palabras