Los peritos de Hacienda confirman que las cabezas de ganado se compraron con fondos ocultos