¿Renunciará la Infanta a sus derechos?