El 'Robin Hood de Vallecas' se sienta en el banquillo