Según la abogada de Manos Limpias, García Revenga se vio obligado a reconocer muchas cosas