Según el auto, la presencia de la Infanta en el folleto de Nóos carece de trascendencia penal