Una sentencia condena a abuelos maternos y paternos a hacerse cargo de la manutención de su nieta