La sentencia del caso Malaya merma las penas a los procesados