Si la sangre se hubiese sacado en el momento del accidente, la tasa de alcoholemia habría sido de 1,63 y no de 1,26, según los expertos