Teresa Pollo reconoció que no comprobaba que lo que se hacía en caja correspondía con lo que ingresaba