Torres, empeñado en demostrar que la Infanta estaba al tanto de los negocios de Urdangarin