Diego Torres ha declarado que todos los negocios de Urdangarin contaban con el beneplácito de la Casa Real