Urdangarin y Torres, del amor al odio