¿Unidad en las filas socialistas?