Arias Cañete, el más deseado y el gran ausente de la sesión de control del gobierno